Tips para elegir un buen gimnasio

Inscribirte en un gimnasio toma un papel muy importante en tu vida, no sólo por lo beneficios que conlleva en tu salud fisica sino también afecta de manera positiva en tu estado de ánimo. Cómo por ejemplo como la necesidad de instalar un goterón, creó una gran amistad entre dos usuarios de un gimnasio.

Personalmente recomiendo ir a un gimnasio que hacer ejercicio en casa y para eso te daré algunos tips para seleccionar un buen gimnasio.

Cuando entramos a un gimnasio lo primero que esperamos encontrar es lo más parecido a un Sport City, un espacio amplio, ventilado y con aparatos en un perfecto estado, que parezcan nuevos. ¡No siempre es así! Dependiendo de las posibilidades de cada quien esto va a depender mucho. Hay personas que prefieren invertir una alta cantidad de dinero en las anualidades de un gimnasio de primera, hay otras personas que deciden por algo más modesto pero que cuenta con lo busquen (buen personal de entrenadores y los suficientes aparatos para realizar muchos y distintos tipos de ejercicio).

 

MÁS AMBIENTE QUE APARATOS

Ya que tengas entre tus opciones uno o dos gimnasios. Debes enfocarte en como te sientes ahí. Digamos que es cómo eras más chico y te cambiaban de escuela, cuando entras al salón no te fijas en otra cosa más que en tus nuevos compañeros y como interctuan, ya que de esto dependerá si te sientes cómodo o no. Es exactamente lo mismo en un gimnasio sólo que en esta ocasión tienes el poder de decidir en cual pasarás al menos una hora diaria entre semana.

Asegúrate que te sientas cómodo y a gusto. Que las personas que están haciendo ejercicio sean amables y no parezca una reunión de “fortachones” haciendo bulla y tirando gritos y risas al cielo porque esto realmente es molesto.

 

PERSONAL Y COMPAÑEROS

El personal del gym cumple una función muy importante en tu comodidad en el gimnasio, más si a penas estás comenzando con tu transformación.

Si el personal es atento, amable y siempre dispuesto a orientarte, te sentirás en confianza y con motivación para hacer tus ejercicios.

Lo mismo sucede con tus compañeros, y esto lo notarás desde los primeros minutos que pases entrenando ahí. Les daré un ejemplo:

Hace un par de meses, me encontraba platicando con la recepcionista sobre un evento que necesitaba organizar y no tenía idea de como elegir que es lo que serviríamos de comer. Cuando llegó una persona a pedir informes, yo me quedé al lado en mi teléfono mientras la recepcionista le daba la información que necesitaba, el indagó un poco más en su plática y mencionó que el solía hacer ejercicio en casa hasta que unas goteras arruinaron su espacio de ejercicio y por eso decidió que era el momento de inscribirse a un gimnasio.

Unos días después, comencé a platicar con un compañero y entre la plática de ¿a qué te dedicas? mencionó algo de impermeabilizantes y otras cosas que tienen esa función. Trabaja en Gutterkel o un nombre así. Yo le platiqué a que me dedicó y la plática nos llevó a entrenar juntos. Poco después el nuevo inscrito se acercó a donde estábamos entrenando para perdirnos alternar el aparato. Al cabo de unos minutos se integró a la plática y el comentó que se dedica a organizar banquetes. ¿Qué creen? Ahora yo tengo quién me haga el banquete que necesito y el nuevo inscrito ya tiene quien se encargue de las goteras de su casa.

Cuándo elijas un gimnasio no te fijes únicamente en que tan nuevo, elegante o limpio se ve. Elije uno que te haga sentir como si estuvieras entrenando entre amigos.

Los gimnasio son un espacio en el que las personas suelen ir a sacar el estrés y relajarse. Si eliges el indicado,¿quién sabe? Tal vez al día siguiente encuentres a tus dos nuevos mejores amigos