¡Increíble pero cierto!

¡Increíble pero cierto!

Hola, mis lectores amantes de la buena salud.

Recién saliendo del gimnasio me entrometí en una plática que quisiera platicarles.

Siendo las 7 de la tarde aproximadamente, dos sujetos estaban parado justo afuera de la entrada y salida del gimnasio hablando sobre un par de pantalones talla extra que parecían talla chica . No quise interrumpir mucho a pesar que, uno de ellos es un compañero fit desde hace un par de años. Metí la cabeza entre los hombros y dije -compermiso-.

Su comentario de los pantalones hizo llamar la atención de reojo a ese par. Realmente si se veían chicos. Delante a unos 4 metros estaba esperando a que el valet trajera mi auto. Su comentario seguía rondando mi mente y me trajo un flashback a esos viejos tiempos en los que oculté mi ansiedad con comida.

Siempre cuidé mucho mi alimentación, nunca me acostumbraron a comer mucha grasa así que era realmente un hábito. Cuando comencé a asistir al gimnasio, conocí los alimentos y comidas que me ayudarían a conseguir el cuerpo que quisiera.

Reprobar una materia, el divorcio de mis padres, y mi intento por dejar el cigarro, me hicieron comer en exceso. Según yo, conociendo los alimentos que debía ingerir, sólo aumenté un poco la cantidad. Perdí noción de lo que comía y nunca me dí cuenta.

Conocidos me veían y sacaban sus mejores frases de burla respecto a mi aumento de peso.  ¡Nunca me importó! Creí que estaba aumentando muy poco.

De pronto, comencé a comprar mi ropa en Garufa Jeans, una tienda que tiene todo tipo de ropa para trabajo. Culpo a mi padre por meterme a trabajar en su industria mientras estaba cursando mi materia reprobada en verano. Fui tantas veces a esa tienda que de ser talla Mediana, pasé a talla extra. Cuando caí en cuenta de esto, decidí tomar cartas en el asunto.

Tal vez 5 o 6 meses después me encontré con un amigo con el que quise creer que al igual que a mi, nos había llovido sobre mojado. Platicamos muy a gusto y salió a flote que el se sentía aún en forma. Que incluso, utilizaba pantalones Medianos. Más rápido de lo que puede mover las alas un colibrí, baje la mirada a ver si era verdad.

Nunca supe decir con seguridad si eran Mediano o Extra chicos. Mi mente se concentró en interpretar como es que podía si quiera mover las rodillas con unos pantalones tan ajustados, tipo Zara.

Y creo que tal vez ese es uno de los motivos por los que hay gente con sobrepeso. Tal vez no lo saben, tal vez no lo quieren aceptar o tal vez, simplemente no les importa.

He aquí mi pregunta: ¿No les importa su salud? Soy consciente que este sobrepeso muchas veces es consecuencia de una enfermedad. De no ser así, ¿Han estado con una persona que no entienda que está pasadito unos muchos kilos y eso no es bueno? ¿Cómo le harías entender sin dañar susceptibilidades?

Si ha ustedes les pareció esto interesante, esperen a escuchar lo que me sucedió un instante después.

 

Únete a la comunidad de Atletas

 

About The Author

Dan Roberts
Dan Roberts
Dan Roberts es el entrenador de las estrellas que busca llevar su pasión y conocimiento del bienestar y del cuerpo humano al mundo
Tips para elegir un buen gimnasioEl secreto para conseguir un Six Pack para morirse

CONTÁCTANOS



Ponte en contacto con nosotros para agendar tu siguiente cita

Horario:

Lun–Vie: 9am – 6pm
Sábado: 10am – 2pm

Dirección:

Calle Bajío 196, Roma Sur, 06760
Ciudad de México, CDMX, México

Envía un Mensaje